Anne


Anne Bennet salió aquella mañana disgustada y taciturna. 
No podía creer todo lo que había pasado en los últimos días. Ella sabía que cuando todo terminó con Abraham las cosas podrían volver a ser, ese amor que corría por todo su cuerpo, aún con el adiós no terminó;que en cualquier momento que se volvieran a encontrar, al mirarse, toda esa pasión, todo ese cariño,volvería a ser, pero ella decidió marcharse. 
Tenía un gusto excesivo por la soledad, y solo quería eso, estar sola. Imaginaba su vida como un cuento de hadas y cuando se dio cuenta de que no era de esa manera, simplemente se fue, dejó al amor de su vida y no dejó recados por ninguna parte.
Reflexionó un poco acerca de todo lo que le había escrito a Abraham la noche anterior... y sentía que estaba haciendo mal, no valía la pena recordar con tanto amor todas las cosas que habían pasado, era como abrir heridas que estaban cerradas a la fuerza, pero cerradas...
Tampoco entendía por que había escrito que no sabía que les había pasado, claro que lo sabía, todo era su culpa; se mostró ante Abraham con la faceta de romántica y cariñosa que tenia guardada para momentos importantes, pero olvidó que tenía muchos demonios  por salir, y cuando Abraham los descubrió, todo empezó a cambiar. 
Sabía que Abraham iba amarla con ellos, los aprendería a entender, los amaría como la amaba a ella,porque eso no le importaba, pero para Anne no era suficiente, quería sacarlos de su vida y en su proceso, sacó a Abraham.
Allí empezaron las peleas, empezaron a alejarse, a perderse y cuando vieron que su amor los estaba haciendo sufrir, simplemente acabaron con todo. 
Anne no sabía si quería volver a ser lo que eran, sus miedos la tenían confundida, no sabía si después de todo lo hizo podría a volver a corresponderle tanto amor, no quería crear ilusiones, no quería saber nada por el momento.
Y entonces llegó a su casa nuevamente después de un día lleno de profundas reflexiones.
Tomó las hojas lila que descansaban sobre su escritorio y las rompió. 
Buscó una hoja cualquiera y escribió 'Olvídate de mi'.  La selló y envió a la correspondencia... Destino: Abraham Mounds. 

Comments

Popular posts from this blog

27

Una canción triste que nunca termina.