Ojalá existiera una fórmula mágica para dejar de ser tan cobarde, si existiera yo sería la primera en probarla, y si funcionara la primera en garantizar sus resultados, porque así dejaría de ser tan cobarde, ya estaría gritando a los mil vientos todo lo que por él siento. 
No perdería oportunidad y se lo diría sin miedo, le diría que le quiero, que no dejo de pensarle, que me hace falta cuando no lo veo, que me gusta su olor, su sonrisa, todo... le diría que cuando hablo con él soy más feliz, que alegra mis días con un hola, que me gusta cuando me abraza, cuando me hace reír, cuando es él. 
Si yo fuera más valiente, dejaría de analizar tanto las cosas, de esconder todo lo que siento detrás de cualquier broma. 
Pero no lo soy, tengo miedo, mucho miedo, y que puedo hacer... me da miedo no recibir las misma palabras lindas que yo podría decirle, me da miedo dar todo mi amor y no recibir amor a cambio....

Comments

Popular posts from this blog

Una canción triste que nunca termina.