Te fuiste sin decir adiós.

Procura no alejarte de mí.
Recuerdo que estábamos cogidos de la mano aquella tarde; recostados en el prado mirándonos fijamente a los ojos.
Recuerdo tus ojos tan oscuros, tan cafés, tu mirada tan cálida.
Hablábamos de todo un poco, de un futuro juntos, de nuestros planes, de que haríamos mañana y el resto de nuestras vidas.
Cantábamos melodías juntos, buscábamos figuras en las nubes.
Siempre tu mano junto a la mía.
De vez en cuando suspirábamos, reíamos y nos seguíamos mirando, hasta cuando respiraste profundo, me miraste fijamente y susurraste un "Te amo".
Cerraste tus ojos, y te fuiste.
No me dijiste Adiós, tan solo te fuiste.
Pero nunca soltaste mi mano, y espero que nunca lo hagas.

Comments

Popular posts from this blog

Una canción triste que nunca termina.