Estancarnos por un amor que se va, es perdernos de las maravillas que el destino nos tiene preparadas.

Gracias cerebro, tu nunca me fallas.

Comments

Popular posts from this blog